Dónde encontrar tecnología RFID en tu comida

Encontrarás etiquetas RFID en alimentos de máxima calidad que aseguran su trazabilidad y autenticidad gracias a la implementación de un sistema RFID. La tecnología RFID aporta unos beneficios únicos que los códigos de barras no pueden igualar.

El uso de la tecnología RFID en alimentos es absolutamente necesaria por tres puntos críticos:

  1. Disminuir el malbaratamiento de alimentos en la cadena de suministro.
  2. Fortalecer la seguridad de la comida que llega a la mesa de las personas.
  3. Aumentar la rentabilidad y productividad de los procesos.

En Trace-ID, a partir de las necesidades de las empresas, desarrollamos soluciones que aportan beneficios a nuestros clientes. Aportamos el conocimiento técnico y la experiencia acumulada durante años.

El desperdicio de alimentos que no podemos seguir sosteniendo

En el mundo se desperdicia el 33% de los alimentos en la cadena de suministro según datos de la FAO, y según la Comisión Europea, esta cifra asciende al 40% de los productos alimentarios antes de llegar al mercado minorista.

Las razones de este desperdicio de alimentos en la cadena de suministro van desde su origen de producción (11%); su transformación y envasado, gran parte por razones estéticas (18%); gestión de compras de HORECA (12%); y distribución y comercio minorista (5%). Un 5% en la distribución representa exactamente 7.150 millones de euros perdidos antes de que el producto llegue al mercado.

Desperdicio de alimentos en la cadena de suministro

¿Cómo puede la tecnología RFID en alimentos disminuir esta cifra?

La trazabilidad única por producto, sin necesidad de línea directa de visión para la lectura de datos, que aporta la automatización exclusiva de un sistema RFID, claramente aporta una visibilidad de la cadena de suministro y de los procesos logísticos, que reduce a mínimos los errores, pérdidas desconocidas y roturas de stock. A la vez que simplifica y abarata la gestión del inventariado y la previsión de compras.

Si la implantación de un sistema RFID le parece un desembolso demasiado caro, es que no se ha parado a valorar todo lo que, de hecho, ya está perdiendo, además de lo que está dejando de ganar. Se lo contamos en: Las compañías con logística RFID son más competitivas.

Alimentos más seguros para el consumidor

La trazabilidad de los alimentos es un punto crítico para la salud de todos y para la economía de las empresas. Nuestra experiencia como desarrolladores y fabricantes de una solución RFID para empresas productoras de jamones ibéricos de bellota, nos ha demostrado que gracias a una etiqueta RFID, el productor puede controlar el punto de secado en el que se encuentra cada uno de los jamones en sus secaderos, y el comerciante puede tener la tranquilidad de tener un registro exacto de la trazabilidad y autenticidad del producto que vende en su negocio.

La sola implantación de un sistema RFID asegura la visibilidad y transparencia en la producción y distribución del producto, optimizando no solo la logística, sino también los procesos productivos, la seguridad alimentaria y, también, la autenticidad de la marca, tan importante ésta en productos de alta calidad como puede ser un jamón ibérico de bellota, un vino reserva, o un licor de calidad premium que se vende en un empaquetado de lujo.

Más rentabilidad y más productividad

¿Por qué podemos afirmar que el etiquetado con RFID es superior al código de barras, y resulta en una mayor rentabilidad y productividad? Las ventajas de los sistemas RFID se traducen en beneficios demostrables.

El etiquetado RFID tiene cinco ventajas únicas:

  1. Un número de identificación (ID) único por cada objeto etiquetado.
  2. La lectura del chip de la etiqueta sin necesidad de línea de visión directa, alcanzando hasta 20m de distancia entre lector y etiqueta RFID, dependiendo de las condiciones del entorno.
  3. La lectura simultánea de un gran número de etiquetas.
  4. La actualización inmediata a tiempo real del inventariado en todos los nodos de la nube.
  5. Mayor cantidad de información guardada en el chip RFID.

Cada una de estas ventajas se traducen en beneficios variables según las necesidades del cliente. Entre las más destacables están:

  1. Evitar los errores humanos del trabajo manual de inventariado.
  2. Almacenar en el chip información única por producto
  3. Eliminar las pérdidas desconocidas y los robos.
  4. Llevar un control exhaustivo y a tiempo real de la situación del producto.
  5. Total visibilidad de la cadena de suministro.
  6. Mejor gestión de las e-commerce.
  7. Más facilidad para prever necesidades de compra gracias al análisis de los datos aportados antes de que se produzca la rotura de stock, así como evitar comprar materiales que no salen y se acumulan o desperdician.

Los beneficios son muchos y dependen también de las necesidades de cada cliente.

Si está interesado en dar un paso adelante gracias a la tecnología RFID

En Trace-ID le ayudamos con lo que necesite.
Foto principal: de Nik’s en Unsplash.