Loading...

Trace-ID lanza etiquetas de bajo costo para metal.

¿Listo para descubrir cómo la tecnología RFID puede ayudar a tu negocio?
En traceID entendemos la importancia de cada componente para lograr la excelencia. Somos fabricantes de etiquetas RFID y te podemos ayudar en soluciones RFID para tu negocio.
¡Escríbenos!¡Escríbenos!

En este artículo, exploraremos los orígenes de la tecnología de Identificación por Radiofrecuencia (RFID) y seguiremos su evolución hasta los desarrollos actuales.

Los cuatro nuevos modelos de etiquetas sobre metal pueden adherirse directamente y transmitir a una distancia de entre cuatro y seis metros.

Las empresas que realizan el seguimiento de activos e inventarios en entornos metálicos se enfrentan a problemas básicos relacionados con la física de la transmisión por radiofrecuencia, como reflejar la energía emitida por los lectores RFID, lo que crea interferencias en las antenas de las etiquetas RFID.
Como resultado, muchas etiquetas RFID simplemente no responden de forma fiable alrededor de una gran cantidad de metal. Para superar esta realidad, la ingeniería y las modificaciones han dado lugar a etiquetas de coste relativamente más elevado que incluyen espaciadores o antenas especializadas.
Esto significa que la RFID puede rastrear productos metálicos, pero costará más.
Trace-ID ofrece una solución que supera el elevado coste de las etiquetas metálicas con sus nuevas etiquetas metálicas diseñadas para funcionar en entornos metálicos. Los cuatro nuevos modelos de etiquetas de la gama Metal Tags son resistentes a las interferencias electromagnéticas y tienen un rango de lectura ampliado, por lo que pueden utilizarse en una gran variedad de aplicaciones, explica Joan Mirò, Director General de Trace-ID.

Un enfoque diferente

Trace-ID, con sede en España, fabrica incrustaciones y etiquetas RFID, incluidas etiquetas RFID UHF utilizadas para el seguimiento de alimentos, así como para la logística y la gestión de inventarios de ropa. Anteriormente ofrecía su etiqueta RFID Metaltrace, que venía con una capa de espuma para separar la antena de la superficie metálica del artículo rastreado.
Las últimas etiquetas metálicas de la empresa utilizan un enfoque diferente al de las etiquetas metálicas tradicionales, basado en el diseño de la antena. La etiqueta metálica LR4515 es la nueva etiqueta metálica estándar para la identificación y el seguimiento de activos metálicos en entornos industriales y comerciales, explica Glberto Monasterios, director de marketing de Trace-ID. Con unas dimensiones de 50 por 50 milímetros, es una etiqueta adhesiva cuadrada que puede colocarse directamente sobre un objeto metálico.
Con un tamaño de 50 por 50 milímetros, es una etiqueta adhesiva cuadrada que puede colocarse directamente sobre un objeto metálico.
Las otras tres etiquetas son la C5006 M7, la C3218 U9, más pequeña para la mayoría de los casos, y la C5030 U9. Las etiquetas están diseñadas para permitir la integración en los sistemas RFID existentes de las empresas que ya realizan el seguimiento de productos no metálicos con RFID.

Gestión de activos

Todas las nuevas versiones de la etiqueta metálica pueden alcanzar entre cuatro y seis metros de distancia de lectura y están siendo probadas por integradores y proveedores de soluciones para transmitir cuando se fijan al metal, así como cuando están rodeadas de un entorno metálico.
Según los responsables de la empresa, la transmisión de largo alcance de la etiqueta metálica se consigue en parte gracias al diseño de la antena y a la impedancia del circuito de la etiqueta.
Las nuevas etiquetas están siendo probadas o implantadas por empresas que desarrollan soluciones para la gestión de activos en diversos sectores. Las etiquetas se aplicarán a herramientas, suministros industriales, activos de petróleo y gas como bidones metálicos, equipos de oficina como ordenadores portátiles, así como pequeños equipos y herramientas utilizados en el mercado sanitario.

Aplicaciones industriales, sanitarias y de otro tipo

Por ejemplo, una empresa de fabricación que controle el movimiento y el estado de sus herramientas manuales puede aplicar las etiquetas metálicas a todo tipo de herramientas, desde taladros hasta llaves inglesas. Cuando las herramientas pasan por un portal, son escaneadas por un lector de sobremesa o interrogadas por lectores RFID portátiles, se captura el ID de la etiqueta y los detalles de la ubicación de esa herramienta pueden actualizarse en la base de datos del usuario o en la nube.
Los grandes equipos metálicos utilizados en entornos industriales, así como en explotaciones petrolíferas y de gas, pueden rastrearse a una distancia relativamente larga; la mayor de las nuevas etiquetas metálicas ofrece un alcance de unos seis metros.
En el mercado sanitario, la versión más pequeña de la nueva familia de Metal Tags puede aplicarse a las herramientas compactas que utilizan los cirujanos durante los procedimientos con pacientes para garantizar el uso y la limpieza adecuados de las herramientas con cada paciente.

Coste de 0,20 a 0,55 dólares

Uno de los principales objetivos de Tag-ID, según Monasterios, es «ofrecer una solución más asequible para aplicaciones en las que hay muchos productos metálicos».
Para ello, la empresa ha puesto un precio a las nuevas etiquetas de entre 20 y 55 céntimos por etiqueta, cuando se compran en cantidades limitadas; las versiones de mayor alcance pueden costar más. La prioridad es ofrecer etiquetas RFID para objetos metálicos a empresas que antes no podían permitirse el elevado precio de las etiquetas sobre metal.
Las etiquetas no están pensadas para ser resistentes, por lo que, en el caso de entornos industriales, las empresas pueden tener que crear sus propias carcasas si las etiquetas van a estar expuestas a un entorno difícil.
Las nuevas etiquetas se suministran con circuitos integrados Impinj Monza 7, Monza 8 o Ucode 9 de NXP Semiconductor. Los cuatro ya están disponibles en el mercado.
«Nos hemos asegurado de que nuestras etiquetas sean compatibles con una amplia gama de sistemas existentes, lo que facilita su integración en entornos logísticos y de control de accesos ya establecidos», afirma Monasterios.

Puntos clave:

Las nuevas etiquetas metálicas de Trace-ID son una solución de bajo coste para el seguimiento de bienes y activos con RFID en un entorno metálico.

Las nuevas etiquetas se están probando para gestionar desde bidones metálicos hasta herramientas quirúrgicas y ordenadores portátiles.

El RFID ha recorrido un largo camino desde sus inicios. Desde sus primeros desarrollos hasta su uso generalizado actual, el RFID ha demostrado su valor en numerosos sectores. A medida que los avances continúen moldeando la tecnología, el RFID está preparado para desempeñar un papel cada vez más importante en la optimización de procesos, la mejora de la eficiencia y la creación de un mundo más inteligente y conectado.

Esperamos que el artículo haya sido útil.

Contáctanos para más información centrada en tus necesidades. Si deseas recibir información sobre la tecnología RFID subscríbase a nuestra revista.

ALIADOS
IMPINJ ZEBRA NXP Voyantic Zabala
¡NO TE PIERDAS NADA!

Suscríbete a nuestra newsletter