Historia de la tecnología RFID

¿Cómo empezó la tecnología RFID?

Muchos desarrollos científicos y tecnológicos comenzaron como usos militares y la Historia de la tecnología RFID no fue la excepción.

Durante la Segunda Guerra Mundial, se utilizaron radares para advertir la aproximación de los aviones. Pero el problema era que los radares no podían identificar si el avión detectado era enemigo o si pertenecía a un ejército propio o aliado.

Como una especie de primer sistema RFID pasivo, miembros de la RAF (Royal Air Force) notaron que si sus pilotos rodaban los aviones mientras se acercaban, la señal de radar reflejada cambiaba. De esta manera podrían saber si estos aviones eran amigos o enemigos.

Al mismo tiempo, el inventor del radar, el físico escocés Sir Robert Alexander Watson-Watt, también desarrolló el primer sistema para identificar amigos o enemigos (IFF). Gracias a este sistema, los británicos instalaron un transmisor en cada avión británico. Estos transmisores recibían las señales del radar y luego emitían una señal que los identificaba como amigos. Esta es la idea básica en la que funciona la RFID.

De esa manera se inició la historia de la tecnología RFID

La base de la tecnología RFID fue la combinación de tecnología de radiodifusión y radar. Básicamente, el proceso es: un transmisor envía una señal que es reflejada por un transpondedor en el sistema RFID pasivo. O bien, este transpondedor responde transmitiendo una señal a un sistema RFID activo.

Pero, se necesitaban más desarrollos científicos para que la tecnología RFID se convirtiera en lo que es hoy en día. La tecnología RFID se convirtió en una parte esencial de muchos procesos gracias a los cambios en los modelos comerciales y también a las formas de hacer negocios.

En 1948, Harry Stockman publicó «Communications by Means of Reflected Power» en Proceedings of the IRE. Este documento puede considerarse el nacimiento de la tecnología RFID.

La explosión de la RFID

Los avances en las comunicaciones de radiofrecuencia y radar continuaron. Durante la década de los años 50, se llevaron a cabo muchos estudios orientados a crear sistemas seguros para su aplicación en minas de carbón, exploraciones petroleras e instalaciones nucleares, y también controles de acceso o sistemas antirrobo.

A finales de los años 60, las primeras actividades comerciales comenzaron cuando se fundaron Sensormatic y Checkpoint. Desarrollaron un equipo de vigilancia electrónica anti-intrusión llamado Electronic Article Surveillance (EAS).

EAS fue el primer desarrollo de RFID y significó el preludio de la explosión de esta tecnología en los años 70.

Finalmente, en 1973, se crearon las primeras patentes RFID. Primero, Mario W. Cardullo obtuvo una patente por su etiqueta RFID activa con memoria regrabable. En el mismo año, Charles Walton recibió la patente de su transpondedor pasivo utilizado para desbloquear puertas sin llaves.

Durante los años 70 y 80, la tecnología RFID se desarrolló en muchas direcciones relacionadas. De un sistema para rastrear camiones cargados con materiales nucleares, que se convertiría en el sistema de control de los peajes, desarrollado en el Laboratorio Nacional de Los Alamos para el Gobierno de los EE. A un sistema para rastrear personas en edificios, como pacientes en hospitales o empleados en oficinas de la compañía.

En los 90 IBM patentó el sistema RFID de ultra alta frecuencia (UHF). Este desarrollo significó la siguiente revolución en la tecnología RFID y Etiquetas RFID, y escribiremos esta evolución en próximos artículos.